Aborto: Objeción de conciencia

  • Por Enrique Segrelles
  • A 07/12/2015

Consiste para casos regulados, a cumplir una determinada Ley.

Debemos de tener respeto total a la objeción de conciencia, contemplada en los artículos 16 y 30 de nuestra Constitución.

La objeción de conciencia exige coherencia entre lo que se piensa, se dice y se hace. No se puede ser objetor aquí y no allí, tampoco dependiendo de las circunstancias, es decir no se puede ser objetor si por medio está la gratuidad, y no serlo si existe una remuneración.

La objeción exige conocimiento

         ¿A qué se objeta?

A lo que se objeta tiene que estar en base a la ética y no a las modificaciones o conveniencias a una determinada moral.

En el caso del aborto se puede objetar:

  • Ante los gametos  femenino y masculino.
  • Ante la fusión de los dos pronúcleos.
  • Ante la evolución de lo ovocito fecundado hasta el 7º día, en que se implanta al útero.

Esto constituiría una objeción a la vida pre-embrionaria.

  • Ante el inicio de la gestación que empieza con la implantación (en esto hay acuerdo científico general).
  • Ante la etapa embrionaria hasta las 14 semanas cronológicas, es decir, contadas a partir del inicio de la última regla, lo que supone 12 semanas biológicas, que es cuando madura el sistema nervioso central del embrión.
  • Ante las interrupciones posteriores a la semana 14 y hasta la 24, considerando que a estas alturas el feto es viable, con muchas dificultades pero viable.

Esto constituiría una objeción a la vida embrionaria (a los derechos del nasciturus).

La vida humana como tal, empieza a las 24 horas del nacimiento, cuando el individuo adquiere todos los derechos inherentes al ser humano.

Esto que aquí expongo es llamarle a las cosas por su nombre porque no todo es lo mismo, cada época tiene su nombre y sus derechos.

Si bien es cierto que el proceso evolutivo vital comienza con la fusión de los pronúcleos femenino y masculino, a cada etapa se les debe de llamar por su nombre. Todo lo demás son falacias o ganas de confundir al personal.

¿A qué objeta usted a la luz del conocimiento nombrando correctamente a cada etapa, sin ánimo de equivocar a la gente? Si usted lo expresa claramente, su objeción deberá de ser respetada porque se ajusta a derecho.

Enrique Segrelles
Enrique Segrelles
Ginecólogo “por oposición” de Planificación Familiar de Galicia en Clínica Arce

0 Comments

Leave Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *