Mujeres que no os tomen el pelo: El engaño de los fármacos de contracepción

  • Por Enrique Segrelles
  • A 02/12/2015

En este país estábamos muy habituados al método de Yuzpe, que consiste en administrar dentro de las 72 horas siguientes al coito problemático, dos comprimidos de Neogynona seguidos de otros dos a las 12 horas. Tenía tan buenos resultados como el que ha venido después con un halo de progreso, y mejores eran los resultados cuanto antes se tomaban.

En países con una economía mucho más poderosa que la nuestra se sigue usando este método que se administra en las farmacias con el nombre de Tetragynona (blíster que contiene las 4 pastillas). Se evita así comprar las 21 pastillas de Neogynona que darían para cinco contracepciones y sobraría un comprimido. Nosotros mucho más poderosos económicamente que Suiza nos hemos decantado por pagar 12 veces más por el mismo resultado y parecidos efectos colaterales.

Si lee usted un prospecto, aunque sea del preparado más inocuo estoy seguro que no lo tomaría.

Ahora parece que se ha descubierto el Levonorgestrel, ya existente en la Neogynona y cual paramnesia, fenómeno del Nunca visto, a dosis algo más altas. La administran sin el temido Etinilestradiol de la píldora antes mencionada.

El Levonorgestrel, progestina sintética de 2ª generación, derivada de la 19 Nortestoterona ya existía en varios anticonceptivos, implantes subcutáneos y dispositivos intrauterinos (D.I.U.s.)

Los preparados que ahora se administran a 18 euros la pieza tienen 1,500 gramos en una sola tableta o en 2 pastillas de 0,750 gramos según sea la casa farmacéutica. En el segundo caso no se toma una sola dosis sino que se utiliza el método de Yuzpe.

Si comparamos los 150 mg comprimido de la Neogynona lo multiplicamos por 4 que son las píldoras que se toman, tendremos 600 mg es decir, 0,300 gramos en la 1ª toma y 0,300 gramos en la 2ª toma a las 12 horas. Lo único diferente es que la Neogynona tiene 0,04 mg de Etinilestradiol que multiplicado por 4 comprimidos es igual a 0,16 mg de este producto.

Si el envase de Neogynona cuesta 5€ y da para 4 veces, por 1,25€ habremos conseguido lo mismo que con 18€. Si dividimos 18€ entre 1,5 nos sale 12 veces más barata la contracepción.

¿Quiénes han ganado con esta situación?

Las multinacionales farmacéuticas que siguen creyendo en nuestro país como tierra de promisión, y en nuestra falta de cultura sanitaria el terreno abonado para tomarnos el pelo.

Los efectos indeseables más comunes (vómitos, tensión mamaria, mareos, fatiga, cólicos y diarrea), son comunes en ambos preparados, únicamente sería atribuible al estrógeno (Etinilestradiol), cierta tendencia al tromboembolismo.

Dado que este sistema de contracepción no es un método anticonceptivo, ya su denominación así lo indica, se debe usar en contadas ocasiones de emergencia y por lo tanto es despreciable el efecto indeseable atribuido a los estrógenos.

Digo que no es un método anticonceptivo porque produce desarreglos en el ciclo de la mujer que después es necesario reconducir.

Yo diría a las mujeres de mi país gallego: Que no os tomen el pelo!!!

Enrique Segrelles
Enrique Segrelles
Ginecólogo “por oposición” de Planificación Familiar de Galicia en Clínica Arce

0 Comments

Leave Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *